Intervención psicomotriz en la Tercera Edad

La Psicomotricidad es una disciplina de intervención a través del cuerpo que toma auge a partir de la evolución de los planteamientos de la Educación Física, y por la influencia de las nuevas tendencias en pedagogía, los avances de la psiquiatría infantil y la constante influencia e interrelación de las aportaciones de la psicología tanto en el ámbito neurobiológico como genético y socio-emocional.

Sus aplicaciones prácticas son diversas: Desde la educación en la escuela y la reeducación en sujetos con dificultades y/o disminuciones psíquicas y sensoriales, hasta la terapia para todas las edades o la intervención para facilitar el crecimiento personal a lo largo del ciclo vital. Éste es el caso que nos ocupa en este artículo. En todas ellas encontramos siempre un elemento común: el interés por el comportamiento motor y el intento de matizar una perspectiva psicológica en el análisis del mismo.

La Intervención Psicomotriz se contempla dentro de los programas para mayores como una relación-animador grupo que centra su “mirada” atenta y especial en dos aspectos básicos:

– Propiciar la reelaboración constante del esquema corporal y el ajuste de las conductas percetivo-motoras y de las capacidades coordinativas para facilitar la adaptación de un cuerpo en constante, y a veces muy rápidos, cambios (cuerpo envejeciente y cuerpo envejecido). Todo ello con la intención de que el sujeto pueda seguir dando una respuesta satisfactoria a las demandas que el entorno le plantee.

– Favorecer la comunicación interpersonal entre aquellos sujetos que puedan no sentirse a gusto con su cuerpo. En la relación de intercambio con los otros, el cuerpo expresa el pensamiento y los sentimientos y se convierte en receptáculo de lo que el otro va a comunicarle. En la vejez es importante favorecer este diálogo mejorando la eficiencia motriz a través de una positiva toma de consciencia del propio cuerpo y de sus posibilidades motoras expresivas. Potenciar que el viejo valore las posibilidades del cuerpo envejecido, a pesar de las limitaciones y las dolencias que se vivencien, es dar la posibilidad de una relación más sana y de una participación más activa en la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s