PRÁCTICA PSICOMOTRIZ REEDUCATIVA.

Marco de actuación

También se denomina grupos de ayuda, en las que se agrupa a tres o cuatro niños en la misma sesión, con la intención de ofrecerles una ayuda extra en el marco de la escuela o institución educativa.

Antes de comenzar a trabajar con los niños debemos recopilar datos por medio de entrevistas con los padres, recabar pruebas médicas y psicológicas. A veces viene marcada esta información por la producción de un diagnóstico. No es conveniente despreciar la información científica del paciente, pero estos saberes no pueden sustituir en el tiempo y en la importancia a los conquistados por los medios de observación propios del psicomotricista.

– Observar el discurso global del niño.

– Efectuar el balance psicomotor

– Supervisión del grupo.

El Psicomotricista debe estar en estrecho contacto con los educadores de la escuela o institución y con los padres de los pequeños.

Los niños que pueden formar parte de estos grupos de ayuda son: niños portadores de Síndrome de Down, niños afectados por una constante necesidad de movimiento que les entorpece el aprendizaje, niños que no pueden contener sus pulsiones agresivas, niños muy inhibidos.

Objetivos: se pretende adecuar la expresividad psicomotriz del niño con necesidades especiales y ayudarlo para que asuma y se inserte en el dinamismo de la vida, su acceso al descentramiento será el testimonio del éxito de la ayuda. Formará parte de un grupo de ayuda cuando la dinámica de la comunicación se encuentre perturbada, el niño que no puede encajar con los otros es muy a menudo un niño a disgusto consigo mismo, invadido por preocupaciones emocionales que no le permiten abrirse al mundo.

Procurar que retome una relación sensoriomotriz con el espacio y los objetos y que el juego simbólico ocupe un lugar efectivo en  sus actividades, que le permita hablar de su afectividad y de sus emociones más íntimas.

– Hacer evolucionar las situaciones poniendo atención a las propuestas del niño para modificar el espacio.

– Crear un espacio seguro para la actividad, evitando que los objetos estén esparcidos de manera desordenada.

– Frenar el ritmo y caracterizar nítidamente las posturas. Agacharse para hablar, mirar a los ojos, ponerse cerca cuando emprende por vez primera una situación. No correr por la sala. Andar y moverse con cierta lentitud. NO RESPONDER INMEDIATAMENTE A LAS PETICIONES.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s