Intervención Psicomotriz en los distintos ámbitos.

Diferentes ámbitos de intervención a través de la Psicomotricidad.

Estimulación Psicomotriz en el recién nacido: La estimulación del recién nacido puede iniciarse incluso antes del parto. Observar el propio cuerpo, sentirlo y aprender a interpretar las señales que nos envía, son algunas herramientas que se utilizan desde la psicomotricidad con un claro objetivo favorecer el desarrollo armónico del bebé y, al mismo tiempo, generar bienestar en la madre.

Intervención Psicomotriz en Atención Temprana: La Atención Temprana se dirige a todos los niños entre 0 y 6 años que manifiestan cualquier tipo de deficiencias y a las incluidas en el grupo de los denominados de alto riesgo biológico y social. Tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

Grafomotricidad: La grafomotricidad o desarrollo grafomotriz del niño tiene como objetivo fundamental completar y potenciar el desarrollo psicomotor a través de diferentes actividades. De esta manera, se les prepara para el posterior aprendizaje de la escritura. En niños con NEE estas actividades potencian además la atención y la psicomotricidad fina fundamental en su desarrollo.

Psicomotricidad Educativa: sus objetivos principales son abrir al niño a la comunicación, a la creación y acceder a la formación del pensamiento operatorio. El niño a través de sus acciones corporales adquiere los aprendizajes necesarios para desarrollarse en la escuela y en la vida diaria. Está especialmente indicado debido a su relación con el desarrollo evolutivo en las etapas de Educación Infantil y primer ciclo de Educación Primaria (de 3 a 8 años).

Psicomotricidad Reeducativa: se aplica a niños con trastornos psicomotores que presentan tanto retardo en su desarrollo como dificultad en la adquisición de las habilidades psicomotrices. Pretende que el niño llegue a la comunicación, a la adquisición del nivel simbólico y a los aprendizajes instrumentales.

Psicomotricidad Deportiva: la Psicomotricidad Deportiva procura mejorar la motricidad, coordinación y demás cualidades del movimiento que posibilitan acciones deportivas más exitosas. En el entrenamiento de alto rendimiento, la Psicomotricidad Deportiva, ocupa un espacio propio entre la preparación física, técnica y el tratamiento psicológico del deportista.

Psicomotricidad Terapéutica: Se centra en el ámbito terapéutico (dificultades motrices, emocionales, conductuales, intelectuales y sociales), y que comprende todas las etapas vitales de la persona, desde el niño al adulto. Brinda un espacio donde instaurar y restaurar los procesos comunicativos. Es aplicada a niños con trastornos psicomotores asociados a trastornos de personalidad.

Psicomotricidad Geriátrica: Psicomotricidad con personas de la tercera edad, para favorecer en esta etapa de la vida las posibilidades motrices, intelectuales, afectivas y sociales; para sentirse, conocerse y aceptarse de una forma más plena.

LA INFLUENCIA DE LA PSICOMOTRICIDAD

En el rendimiento escolar.

El niño que no conoce adecuadamente su esquema corporal y su orientación espacial es deficiente, se le dificultará ubicarse en un espacio determinado y no ha desarrollado su lateralidad, factores que le impedirán el proceso de lecto-escritura.

Sobre la inteligencia.

Ejerce un dominio sobre el cociente intelectual, en la base de la inteligencia se encuentra la suma de las experiencias físicas vividas por el niño.

En la afectividad.

El niño que no se tienen confianza, se siente inferior a los demás, que es menos inteligente y menos interesante que sus compañeros, es la opinión que se ha formado sobre su propia persona. Esto puede cambiar haciendo que el niño participe en las actividades psicomotrices que sean agradables para él.

LA PSICOMOTRICIDAD Y EL RENDIMIENTO ESCOLAR

La educación psicomotriz favorece la preparación del preescolar para enfrentar nuevas situaciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Durivage describe algunas condiciones que exigen los aprendizajes de la escritura y la lectura:

  • La escritura moviliza esencialmente los miembros superiores y requiere la Coordinación motriz fina y la óculo-manual.
  • En el preescolar las capacidades motrices están en plena evolución, uno de los objetivos que se maneja es preparar al alumno a través de ejercicios de coordinación óculo-motriz por medio de dibujos, moldear y ritmo, para favorecer la maduración.
  • En la lectura, además de un buen desarrollo lingüístico, es importante la percepción visual, la diferenciación y la orientación de las formas, en este caso de las letras.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s