El niño precisa jugar, experimentar, descubrir…

El niño necesita descubrir el mundo partiendo de sí mismo. Y lo primero que adquiere el ser humano, al igual que cualquier otro ser vivo, es el movimiento; el movimiento significativo para la propia expresión, en una palabra, la motricidad.

Sólo a partir de la exploración del propio cuerpo, de los objetos, espacio y personas que rodean al niño, éste irá descubriendo el mundo y comprendiendo sus relaciones. Negarle al niño, desde su nacimiento, la posibilidad de expresión motora es la mejor manera de interrumpir su normal desarrollo; de que éste no siga su proceso y que el niño vaya teniendo que buscar alternativas de sobrevivencia buscando comportamientos que posteriormente van a salir a flote en forma de inadaptaciones o trastornos de comportamiento y aprendizaje.

El niño precisa jugar desde que nace con lo que le rodea, necesita descubrirlo por sí mismo y jugar con la seguridad que le ofrece el entorno. Los adultos que rodean a este niño deben brindarle la posibilidad y ayudarle a desarrollar esa capacidad de expresión propia. Estimularle a que busque más allá, prepararle un entorno rico de manera que se sienta progresivamente tentado a explorarlo.

ESTUDIO Y GÉNESIS DE LA PSICOMOTRICIDAD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s