Deficiencia motora y la natación

Los deficientes motores lo son a diferentes niveles (alteraciones del sistema nervioso central, del sistema nervioso periférico, del sistema óseo y del sistema muscular y articular). La natación es una de las técnicas escogidas por excelencia en estos casos, no solo porque permite mejor soporte de respuesta a las exigencias de varias tareas sociales sino porque también permite la reconstrucción de la autoestima y de autonomía.

El baño además de su efecto sedante, coloca el cuerpo en otro medio (agua), en el que la orientación y la espacialización corporal son diferentes y están mejor controlados. La natación vista así es el medio psicomotor por excelencia y es también un medio de adaptación total de gran significación.

No podemos olvidarnos de la importancia de las piscinas en todos los centros de recuperación y de reeducación. 

La natación puede transformarse en un eje del desarrollo de las capacidades existentes y en un medio de conocimiento de las posibilidades de independencia.

Los movimientos acuáticos son más libres y disponibles que los terrestres, por el aprovechamiento del impulso que disminuye la acción de la gravedad.

Por último, el movimiento debe ser analizado según la forma en que fue vivido y no según conceptos exteriores a su realización, que no respetan la adaptación singular de cada individualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s