Etapas de la lateralidad (Spionnek)

Las etapas de la lateralidad han sido estudiadas por Spionnek y divididas en las siguientes fases:

1ª Etapa:

El niño no distingue entre los dos lados de su cuerpo.

2ª Etapa

El niño comprende que los dos brazos se encuentran a cada lado de su cuerpo, pero ignora si son derechos o izquierdos (4 y 5 años).

3ª Etapa:

El niño aprende a diferenciar las dos manos y los dos pies, y solamente más tarde sus ojos.

4ª Etapa:

El niño tiene noción de sus extremidades derecha e izquierda y la noción de todos sus órganos pares, y los sitúa a cada lado de su cuerpo (6 y 7 años).

5ª Etapa:

El niño empieza a saber con toda precisión cuáles son la parte derecha y la parte izquierda de su cuerpo.

Esta escala pretende formular la evolución de una lateralidad, llamada normal, ya que, en función de la utilización del cuerpo, las etapas pueden ser anticipadas o por el contrario, debido a carencias del movimiento pueden ser aplazadas.

La lateralidad toca varios aspectos funcionales, así tenemos la lateralidad ocular, manual, pedal y acústica.

Tanto los problemas de articulación, fonación, ejecución como los de integración, discriminación, percepción dependen de una lateralidad interiorizada y determinada.

Todos los aprendizajes escolares, y hasta los extraescolares, se cuestionan la lateralidad vivida, para ellos no hay que recomendar intervenciones precipitadas, rígidas e incoherentes. Mucho antes de las exigencias de motricidad fina, provocadas por aprendizajes triviales, el niño ha de tener posibilidades y condiciones de respuesta a sus necesidades de conquista, fabricación, espacio, movimiento, exploración, etc. a partir de las cuales la organización motora y la lateralidad se establecen convenientemente y fundamentan todas las otras estructuraciones cognitivas.

Referencia: Vítor da Fonseca (Estudio y génesis de la Psicomotricidad)