Sesiones de Psicomotricidad flexibles y adaptadas al niño

“La educación psicomotora es la educación del niño en su globalidad, porque actúa conjuntamente sobre sus diferentes comportamientos: intelectuales, afectivos, sociales, motores y psicomotores” (Sassano y Bottini, 1992)

Teniendo en cuenta a grandes autores y especialistas como Lapierre y Aucouturier entendemos que no existe una programación previa a la sesión de Psicomotricidad. Solo un proyecto entendido como “dirección muy flexible y siempre adaptada a las propuestas del niño” (Aucouturier, Darrault y Empinet, 1985); “proyectos flotantes”, disponibles para ser conectados con el deseo que el niño expresa en la actividad espontánea (Lapierre y Aucouturier, 1977).

Las sesiones giran en torno a centros de interés, organizadores (por ejemplo: casa, castillo, construir circuitos, fiestas, cuentos, selva, animales, etc.), de lo que el Psicomotricista intenta, haciéndolo surgir de lo que el niño desea. Algunos de ellos centran toda la sesión; otros, le prestan una característica diferenciadora que genera interés y placer. El conjunto de centros de interés forman el “temario”.

Las sesiones iniciales sirven para que los alumnos se familiaricen con la sala de psicomotricidad, con sus compañeros de grupo, con las normas (ley) y el material.

Dentro de la metodología propuesta debemos ser personas creadoras, debemos estar, como dice Aucouturier “a la escucha del otro, aceptando y recibiendo los contenidos, formas y sentidos de la expresividad psicomotriz…” Hay que brindar a los niños y niñas un ambiente adecuado en el cual son estimulados a crear y pensar, a explorar y experimentar los distintos materiales y propuestas, progresando de acuerdo a su propio ritmo…Trataremos de abordar al niño en este espacio diferente, la sala, promoviendo desequilibrios que pongan en funcionamiento procesos de acomodación y asimilación, respetando la globalidad e individualidad de cada uno.

Cuando los niños llegan a la sala el material está dispuesto pero el dispositivo temporal se va ajustando en función del desarrollo de sus capacidades de acción y simbolización. El Psicomotricista tendrá que ser flexible a la hora de que los niños pasen progresivamente por los diferentes espacios de la sala y se les permitirá que vivencien el placer sensoriomotor durante más tiempo a los niños que lo necesiten por sus condiciones; de esta forma se les ayudará a vivir la unidad de su personalidad y se les ayudará posteriormente a evolucionar a la hora de investir el espacio y los objetos. La evolución puede exigir tiempo, pues a determinados niños les resulta más difícil de alcanzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s